Images
Images

Colección
SUPÉRATE Y TRIUNFA

© José Luis Vives
© JORGE A. MESTAS EDICIONES, S.L.
Avda. de Guadalix, 103
28120 Algete, Madrid
Tel. 91 886 43 80
Fax: 91 886 47 19
E-mail: info@mestasediciones.com
www.mestasediciones.com

https://www.facebook.com/EdicionesMestas
https://twitter.com/MestasEdiciones

Imagen de portada bajo licencia Shutterstock
Autor portada: Roman Samborskyi
Imágenes de interior bajo licencia
Shutterstock y Dollar Photo Club

Director de colección: Raül Pere

Reservados todos los derechos. Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o transformación de esta obra sólo puede ser realizada con la autorización de sus titulares, salvo excepción prevista por ley.

e-ISBN : 9788416775972

© 2017, edición digital Primento y Mestas ediciones

Este libro fue realizado por Primento, el socio digital de los editores

DEDICATORIA

En primer lugar me gustaría dedicar el libro a mi padre José Luis y a mi madre Amalia por todo el amor que me han dado, por sentirme tan arropado, cuidado y un niño especial.

Me han enseñado valores muy importantes para la vida y les he visto entregar sus vidas para dar lo mejor a sus hijos.

No sé de qué manera les puedo agradecer todo lo que han hecho por mí y si de algún modo con este libro y con estas palabras ellos se sienten mejor y un poco más felices, será un placer para mí. Espero que este pequeño detalle les llene mucho y lo recojan como uno de los mejores regalos que les puedo hacer, por lo menos lo estoy escribiendo con todo el cariño del mundo.

A mi hermana Amalia por cuidarme desde pequeñito, prácticamente desde que salí del hospital, nos subimos al coche y ella me llevó en brazos hasta casa. Hemos tenido algunas conversaciones importantes y me ha dado algunos consejos que a la postre hicieron que mi vida cambiara por completo.

Espero y deseo que de alguna manera también les haya aportado mucho en sus vidas y a partir de ahora les pueda aportar mucho más.

Me han visto caer muchas veces y siempre han estado ahí para ayudar a levantarme.

Han aceptado que soy un soñador. Muchas veces les he contado mis ilusiones, mis proyectos, algunos de las cuales se han quedado por el camino y otros los he podido conseguir.

Tanto en las buenas como en las no tan buenas ocasiones, siempre han estado apoyándome y ahora mismo lo siguen haciendo.

Desgraciadamente, y como prácticamente en todas las familias, llevamos unos años que nos toca pasar por una circunstancia muy desagradable y que no podemos parar de ninguna de las maneras, pero haremos todo lo necesario para que dentro de lo malo sea lo mejor posible y con las mejores condiciones que estén a nuestro alcance.

¡Ojalá que este libro lo disfruten! ¡Me haría muy feliz!

Otra de las dedicatorias especiales es para la persona que comparte la vida conmigo; una de las personas más alegres que conozco y que con sus actos me ha enseñado a ver la vida de otro modo, a valorar cada momento, cada detalle.

La comprensión es tan importante entre los dos miembros de la pareja para poder conseguir las cosas que, creo, de no ser así, uno de los dos se rompe.

Muchos días ella acepta algunas de las cosas que tengo que hacer y, aun cuando no le viene bien, valora más verme feliz a mí que ser egoísta y sólo pensar en ella.

Te agradezco de todo corazón esa generosidad. Espero que algún día puedas valorarlo y sentirte realizada por ayudarme a conseguir mis sueños.

Muchas gracias Blanca por ser así. Ojalá no cambies nunca y continúes toda la vida repartiendo alegría donde estés. Te deseo lo mejor del mundo. TQM.

Me gustaría también dedicar el libro a mis amigos por las veces que han tenido que escucharme, en los buenos y en los malos momentos. Siempre he tenido una respuesta positiva para darme consejos, ayuda, y todo lo que he necesitado.

Puedo decir que me siento muy afortunado por tener los amigos que tengo: soy de las personas que siente que si en algún momento de mi vida los necesito estarán ahí para ayudarme.

Gracias a todos, de verdad y con la mano en el corazón, sabéis claramente que si algún día necesitáis algo de mí, que pueda y esté en mis manos ofrecer, aquí me tenéis. Un abrazo amigos.

AGRADECIMIENTOS PROFESIONALES

El primer agradecimiento es para la persona que más oportunidades me ha dado en mi vida profesional, la persona que ha hecho que yo pudiera vivir experiencias que ni había soñado. Es la persona que desde el principio, sin prácticamente saber dar ni un paso de baile, ha confiado a ciegas en mí, siempre ha contado conmigo y me ha brindado la ocasión de poder vivir de algo que me ha hecho y me hace muy feliz.

Carmen Lorente, muchas gracias por la confianza que has depositado en mí como profesional y como amiga. Gracias por darme en mis momentos bajos un empujón que he recibido con alivio, me ha hecho levantarme y continuar. Gracias por ser como eres, no cambies nunca. ¡Eres un ejemplo a seguir!

Un abrazo de los fuertes, de los que se sienten con cariño. (Magic Dance).

A todos mis profesores por compartir todos sus conocimientos y enseñarme todas las cosas que saben, por iluminarme en la vida y por sacar lo mejor de mí. Gracias José Vicente Alós, David Dávila y David Utrero por todos los conocimientos que me enseñasteis sobre el fitness y los entrenamientos personales, pero sobre todo por haber puesto ese pequeño tema de coaching que me va a cambiar la vida.

Siempre os estaré agradecido.

Mil gracias. Un abrazo fuerte para los tres. (XpertFit). Gracias Alfredo Bastida Caro por todas las conversaciones que tuvimos cuando al principio yo dudaba tanto hacia dónde decantarme. Ahora sé que esas conversaciones hicieron que me pensara las cosas muy bien. Gracias a ellas en estos momentos me puedo alegrar tanto de aquella decisión que tomé y me siento tan contento. Te agradezco de corazón toda la paciencia que tuviste y todas las alternativas que me ofreciste.

Un abrazo fuerte Alfredo. (Fitness Coaching)

En el último lugar del capítulo de los profesores, pero no por ello menos importante, quiero agradecerte José Pedro García, que en tan solo cinco días me quitases muchos de los miedos que tenía y me dieses una idea tan genial de cómo eres tú: un comunicador brillante y una persona que me ha hecho potenciar al máximo y creer de verdad que yo puedo.

Toda mi vida recordaré el momento que me diste la idea y los conocimientos que tengo ahora, y también recordaré la rotura de tabla con aquel fiel abrazo tan grande y explosivo que te di después.

Un abrazo como aquel Josepe. (Vivir del Coaching). Doy las gracias a todos los jefes que han confiado en mí en todos estos años a nivel profesional, a los compañeros de las empresas en las que he estado, y a los compañeros de los estudios que he realizado porque cada uno de vosotros me habéis enseñado cosas diferentes. De todos y cada uno de vosotros he aprendido muchísimo, me habéis hecho sentir, de una manera o de otra, un ser querido y valorado.

Por último, no puedo olvidarme de todos los alumnos que tengo y he tenido en todos estos años, por todas las preguntas que hacéis, por vuestras ganas de aprender, por la energía que generáis en las clases y por vuestro compañerismo. Todas estas vivencias son las que me han hecho avanzar profesionalmente, ser cada día mejor persona, y darme cuenta de que me encanta trabajar ayudando a los demás. Sin vosotros no sería posible. Gracias de corazón por confiar en mí y darme la oportunidad de aprender cada día.

Agradecimiento.

INTRODUCCIÓN

El MÉTODO VIVES es la innovación de juntar todo lo que he aprendido en los últimos años, una necesidad personal de contar los cambios vividos en los últimos tiempos. El crecimiento personal y profesional que he experimentado, las ganas de poder ayudar y aportar a este mundo algo más.

Vivimos sin pensar que podemos ser los responsables de nuestros actos, con los objetivos claros, con nuestros valores personales y nuestra forma personal de ver el mundo.

En esta sociedad vamos infinidad de veces con los ojos vendados y por un camino, que nos han dicho que es el correcto, sin plantearnos ni un solo momento si es así o no. En la cultura en la que vivimos hemos aprendido a quitarnos la responsabilidad desde pequeños y prácticamente la culpa de todos los males que pasan en el mundo, incluidos los nuestros, la tienen otros.

Pues bien, aquí es donde más cambios he notado personalmente, donde creo que puedo ayudar a más gente a cambiar el paradigma de ese pensamiento. Empezar a comprender que muchas de las decisiones que tomamos y en consecuencia, muchos de los resultados que obtenemos en nuestras vidas, dependen exclusivamente de cada uno de nosotros.

Aunque al principio cueste aceptarlo, (a mí también me ha pasado y he vivido muchos años pensando así), ahora y desde que he aprendido a ser el responsable de mis actos y decisiones, puedo hacer mucho por el desarrollo de mi vida y soy infinitamente más feliz.

He cogido las riendas de mi vida, tomo todas las decisiones en una dirección. No como antes, hacía mil cosas y cada una iba dirigida a un sitio diferente.

Así me pasaba, como antes decía, tenía la sensación de nadar siempre contra corriente.

Es una sensación muy horrible ver cómo estás haciendo un esfuerzo terrible por conseguir los resultados que quieres, pero al final siempre pasa algo para no conseguirlo. Hay que volver a empezar.

He aprendido que no se puede vivir sin tener un rumbo de nido, es como dejar un barco a la deriva y que vaya donde quiera dependiendo de hacia dónde sople el viento.

Hay que focalizar los esfuerzos y vivir buscando tus objetivos personales, no los que nos han dicho que tenemos que buscar. Esa es la manera en que conviertes los esfuerzos en retos, los pesares en ilusiones, la desgana en motivación y, en definitiva, vives muchísimo más feliz. Y tú te preguntarás: “¿Cómo puedo yo vivir más feliz?” Pues muy fácil, parándote un momento a pensar qué es lo que de verdad te hace vibrar, qué es lo que de verdad te apasiona y vivir de acuerdo con ese sentimiento.

A cada uno de nosotros le apasionan unas cosas, tenemos que vivir con nuestros sueños y nuestras ilusiones. Aquí justamente es donde está la respuesta: “No puedes soñar con ser o tener tal o cual cosa y no estar haciendo nada, o casi nada, en el sentido de conseguirla.” Incluso muchas veces hacemos infinidad de actos que nos llevan en el sentido contrario. Prácticamente todos queremos tener mucha salud, dinero y amor, pero ahora piensa realmente que estás haciendo para tener esas tres cosas.

Una de las preguntas más lapidarias que nos han realizado desde la infancia, y que todavía se sigue utilizando prácticamente a diario, es: “¿Tú qué prefieres: salud, dinero o amor?”

No entiendo por qué tenemos que elegir si cada una de ellas vale para una cosa diferente y cada una ejerce un papel importante en nuestras vidas.

¡YO QUIERO LAS TRES!

Estoy en la época más ilusionante de mi vida. Lo mejor de todo, y lo que más me apasiona es que todo el mundo puede conseguirlo.

En mi proyecto personal quiero ayudar a muchas personas a sentir esta misma sensación.

Esto no es cuestión de tener mucho dinero para comprar las cosas que queremos, todo lo contrario, esto es aprender a mirar hacia dentro de nosotros mismos, no hacia fuera, sacar cada uno nuestras propias conclusiones, vivir de acuerdo con nuestros valores y pasiones.

Es tremendamente satisfactorio vivir la vida desde tu punto de vista personal; tomar tus propias decisiones, luchar por lo que quieres e ir consiguiendo los pequeños o grandes logros que te propongas.

Si haces el esfuerzo de reconocer todas las creencias que te están limitando y las que te potencian, y si aprendes a gestionarlas de manera que te beneficien, inevitablemente vas a vivir mucho mejor y mucho más feliz.

Este libro está escrito con la intención de despertar, en las personas que lo lean, el interés de vivir más tranquilos y las ganas de vivir mucho mejor consigo mismo y con los demás.

En el libro cuento algunas historias que, desde el punto de vista de la ilusión, creo pueden ser interesantes. Mi único objetivo, y el más importante, es que las personas que lo lean se puedan sentir mucho mejor que antes de empezar a leerlo.

Lógicamente esto no es un proceso de Coaching. Sin embargo, hay algunos ejercicios muy simples que al hacerlos te harán pensar y es seguro que la información que obtengas así será de mucho valor para ti. ¿Te suenan de algo estas frases?

• “Llevo muchos años trabajando muy duro y siempre pasa algo para que no consiga nada.”

• “Me he preparado mucho, he estudiado mucho y, al final, ¿para qué?”

• “Trabajo mucho y gano muy poco en comparación.”

• “La cosa no está fácil en este sector.”

• “¿Cuándo se acabará esta crisis?”

• “Los políticos no hacen nada y seguimos igual que hace años.”

• “Siempre he querido hacer……………., pero no me atrevo a hacerlo.”

• “¿Por qué todo me pasa a mí?”

Son algunos ejemplos de frases que yo también he dicho muchas veces...

Images

Cuando pensamos que la culpa de todos los males la tienen otros, muy pocas cosas podemos hacer. Sin embargo, “cuando coges el toro por los cuernos” y tú mismo tomas tus propias decisiones, totalmente consciente de lo que haces y de para qué lo haces, las cosas cambian y mucho. Entonces te das cuenta de que todo lo que puedes hacer para cambiar tu situación actual y futura ¡únicamente depende de ti!

• ¿Quieres de una vez por todas notar que avanzas siempre en el mismo sentido y que cada vez te acercas más a tu objetivo?

• ¿Quieres sacar lo mejor de ti y poder hacer lo que siempre has querido?

• ¿Quieres quitarte definitivamente los frenos personales que hacen que no consigas lo que te propones?

• ¿Quieres vivir en paz contigo mismo?

• ¿Te apetece nadar a favor de la corriente?

• ¿Quieres subir de escalón y dar un salto porque no te conformas con vivir así?

Pues ponte manos a la obra, lee este libro con la mente totalmente abierta para aprender y haz todos los ejercicios. Te proporcionarán mucha información que te será valiosa para el resto de tu vida. Te darás cuenta de las cosas que puedes cambiar y de las que puedes potenciar; eso cambiará por completo tu forma de relacionarte contigo mismo.

Si dejas que tu diálogo interior te siga machacando y dejas llevarte por ello, seguirás toda tu vida igual y nada cambiará.

Por propia experiencia puedo decir que para ir de Valencia a Madrid hay que saber por dónde ir y seguir el camino. Igualmente, esta es también la única forma de poder dirigir el rumbo de tu vida hacia donde quieres.

La mejor noticia para el lector es que todo el mundo lo podemos hacer, aunque no lo hayamos hecho antes porque en muchos casos ni siquiera sabíamos cómo.

Este libro explica varios temas importantes y que, aunque podrían tratarse a un nivel técnicamente muy alto, están escritos con un lenguaje muy coloquial. Sepas o no algo de Coaching, actividad física, baile o nutrición, lo puedas entender perfectamente y sin ningún problema.

Tienes en tus manos unas recomendaciones en las que posiblemente te vas a ver reflejado en muchas ocasiones. Vas a poder analizar muchas circunstancias de tu vida más detenidamente que nunca.

Espero que puedas disfrutar del libro y que al final te quede la sensación de haber aprendido ciertas cosas que podrás implementar rápidamente y que seguro te harán un poco más feliz.

Mi deseo es poder aportar mi granito de arena, potenciar la acción de las personas a vivir de una forma más plena y encender la mecha que todos tenemos para empezar a volar.

PARTE PRIMERA

INNOVACIÓN Y RESULTADOS

PRIMERO LO PRIMERO

APRECIA LO QUE TIENES, PUEDES PERDERLO EN CUALQUIER MOMENTO

En la vida diaria, en las cosas que hacemos y en cómo vivimos, pasamos por alto infinidad de cosas que nos pueden hacer la vida infinitamente mejor. Llevamos un ritmo de vida tan rápido y estresado que hemos caído en la trampa de pensar que cuantas más cosas hacemos es mejor. Nos metemos en una vorágine que nos lleva a estar siempre pensando en lo que nos ha pasado o en lo que nos podrá pasar dentro de un cierto tiempo. Esto nos lleva a estar preocupados o pendientes de otras cosas, y nos impide disfrutar del momento y saborear como se merece cada uno de los días que pasamos aquí.

Es imposible apreciar nada si siempre vamos corriendo, pasando de una cosa a la otra sin parar a saborear ni siquiera los pequeños placeres del día a día. Nos pasamos toda la semana esperando que lleguen el sábado y el domingo, nos pasamos todo un año esperando y quejándonos para poder disfrutar quince días de vacaciones. No sé tú, pero yo pienso claramente que algo estamos haciendo mal.

No nos damos cuenta de todas las maravillas que tenemos a nuestro alrededor en todas las circunstancias de nuestra vida, hasta en las más cotidianas.

Damos por hecho que todas las cosas que ahora tenemos las vamos a tener siempre, toda la vida, cuando en realidad no lo sabemos, y en cambio nos preocupamos por lo que no tenemos o no somos. Esta situación genera estrés y ansiedad en nosotros porque así siempre vamos detrás de las cosas, remando contra corriente.

Cómo cambia un trayecto al trabajo lleno de preocupaciones por todas las tareas que tienes que hacer o con quién te tienes que reunir a si ese mismo trayecto lo pasas pensando y agradeciendo todo lo que la vida te ofrece, las cosas materiales e inmateriales de las que dispones y todo lo que puedes hacer con ellas.

Damos por hecho que mañana, cuando volvamos a pasar otra vez por el mismo camino que hacemos a diario, veremos las mismas cosas o muy parecidas. Por ello no prestamos atención. Sin embargo, piensa como cambiaría la cosa si una persona perdiese la visión de un día para otro. ¿Cómo sería ese trayecto? Seguro que en ese momento echaríamos de menos todo lo que nos estamos perdiendo, y que ahora que podemos no valoramos. Cosas tan “simples” como escuchar una canción o abrazar a las personas que más quieres, o simplemente dar un beso con ganas y no solamente por darlo.

La vida es muy corta, el mundo está lleno de infinidad de cosas maravillosas por ver y experimentar; es una pérdida de tiempo imperdonable dedicarlo a pequeñas cosas insignificantes que nos hacen pasar un mal rato o un mal día sin ninguna necesidad.

Cómo cambia el hecho de que en tu ducha diaria estés pensando en mil otras cosas, que no tienen nada que ver con ese momento magnífico del día, a que estés agradecido con la vida que tienes y te duches sintiendo realmente que es la mejor ducha del mundo y eres un afortunado por poder disfrutar de ese placer cuando quieras, por lo menos de momento. ¡Ojalá nos dure siempre y todas las personas del mundo puedan decir lo mismo con la comida, la bebida, los seres queridos, etc.!

Yo he vivido también muchos años en esa espiral que me impedía ver las cosas pequeñas de la vida y valorar lo que tenía, siempre mirando hacia fuera, hacia lo que podía tener pero no tenía. Esta es una forma de vivir que te lleva siempre a ir a remolque, a ir detrás de las cosas en una lucha que no puedes ganar nunca.

Gracias al desarrollo personal que he experimentado en los últimos años, he cambiado por completo la forma de ver las cosas y ahora es un gozo tan grande que no sé si seré capaz de poder describirlo.

He aprendido que soy mucho más feliz cosechando experiencias positivas para mí –viajes, formación, salir con amigos, ir de excursión a la playa o a la montaña– que comprando cosas materiales. Lo he aprendido con el tiempo y después de haber cometido algún que otro desliz. Cuando tienes tus necesidades principales cubiertas, tener un coche mejor, por ejemplo, te puede dar una satisfacción momentánea o durante un periodo corto de tiempo; sin embargo, disfrutar experiencias y aprendizajes es algo que te da la posibilidad de aplicarlo a diario en tu vida y de poder revivirlo simplemente en una conversación con un amigo.

Partiendo de la base de que cada persona es única y de que todos tenemos infinidad de capacidades, cuando empiezas a ver todo lo que tienes en tu interior y que de ti depende poder explotarlo y desarrollarlo al máximo te das cuenta que la vida coge un sentido que antes no tenía. Pon todo tu potencial a trabajar para ti y ponlo al servicio de los demás, te darás cuenta que siendo como eres, de alguna manera, puedes ayudar a muchas personas. Esto es una de las cosas que más nos hace crecer como personas y que mejor nos hace sentir.

¿Cómo te sientes cuando ayudas a alguien y te sientes útil?

Todo empieza de adentro hacía fuera, siendo feliz con tus propios recursos, aceptando y valorando tu valía personal. Muchas veces queremos que las cosas lleguen primero desde fuera (por arte de magia) y eso nunca sucede, no funciona así.

Decide si vas a ir por la vida siendo un juez implacable que saque los fallos a todo o, por el contrario, vas a aportar buenas vibraciones a todas las situaciones de tu vida y a tus relaciones, conocidas o no.

Aplícate esta circunstancia, observa todas las conversaciones que tienes contigo mismo. Puedes ser un juez que no te deje pasar ni una y, en consecuencia, estar siempre mal –castigándote por el más mínimo error– o, por el contrario, aceptarte tal cual eres y ver todas las cosas que haces bien y vivir en paz.

EMPIEZA A VER Y VALORAR TODO LO QUE HACES BIEN: VERÁS COMO TE SIENTES INFINITAMENTE MEJOR