Images
Images

Durante gran parte de mi vida viví con muchos problemas, hice las cosas que otras personas querían para mí, fui al colegio y luego a la universidad, pero nunca fui realmente capaz de hacer frente a mis demonios y a las miles de cosas que me mantenían despierta por la noche robando mis pensamientos. Más tarde me casé y tuve a mis hijos, mis grandes maestros: Laura y José. Pensé que tal vez esto resolvería mis problemas, ya que formaría un hogar perfecto… pero en realidad yo era incapaz encontrar la manera de compartir y encontrar soluciones para las cosas que me atormentaban.

Fue entonces, cuando la fuerza de una durísima crisis, me llevó cerca de un punto de no retorno. Allí descubrí que si no encontraba una solución, no iba a ver crecer a mis hijos.

Este libro muestra cómo me las arreglé para encontrar un poco de paz, cómo empecé a hacer frente a los demonios y a encontrar una manera de disfrutar de las cosas maravillosas que la vida tiene para ofrecerme. Es un viaje… y, como en cada viaje, comienza con un solo paso, el primero. Yo sé lo difícil que puede llegar a ser iniciar algo así, por esa razón este libro va dedicado a todas las valientes personas que decidieron hacer este viaje conmigo, y a las que decidirán hacerlo a partir de la lectura de estas páginas, pues ellas descubrirán el poder absoluto que hay en nosotros para cambiar nuestras vidas.

INTRODUCCIÓN

Un Globo de Emociones en un Mundo de Alfileres es un libro con un gran poder. Este libro tiene el poder de sanar, y de mostrarle dónde usted puede tomar las herramientas para construir esa vida que sueña y desea lograr; este libro más que para leer es para practicar, reflexionar y meditar. Todos los días la vida nos ofrece situaciones para lograr comprender el propósito de nuestra existencia, pero vivimos tan anestesiados por todas las cosas que nos abruman que no le permitimos a la vida que nos sorprenda.

Esta obra le permite emprender un viaje conmigo en búsqueda de esas sorpresas que tiene la vida para cada uno de nosotros.

Escribir un libro no es una tarea fácil, sobre todo cuando uno no es escritor. Y ustedes se preguntarán por qué leer el libro de una persona que no es escritora, y si podrá ser tan interesante lo que tiene que decir esta persona que escribe el día de hoy para sus futuros lectores. Yo le puedo decir que tal vez este libro no tenga nada de interesante, pero también le puedo decir que tiene un poder maravilloso, ya que en cada línea le voy a entregar lo que he descubierto, le voy a desvelar cómo he logrado cambiar mi vida y cómo encontré la manera de sobrevivir a las más duras pruebas en mi niñez, en mi adolescencia, y a otras aún más duras en mi edad adulta.

Y aunque este libro no es acerca de las experiencias de mi vida, porque pienso que a usted no le interesa saber acerca de ella, sí es un testimonio muy personal, ya que sí trata acerca de lo que aprendí en el camino, acerca de lo que pude descubrir después de vivir cada experiencia y hacerme las preguntas de ¿por qué le suceden cosas malas a personas que son buenas?, ¿cuál es la razón para que cosas tan horribles le sucedan a niños pequeños? y ¿dónde está Dios cuando pasan cosas tan malas?

Este libro es precisamente la manera que yo encontré para dar respuesta a estas preguntas que por mucho tiempo me han acompañado.

Trata de cómo descubrir dentro de los eventos desafortunados, el poder dentro de uno mismo para encontrar la luz, la esperanza y la manera para superarlos.

En algún momento de su vida o tal vez justo ahora, usted puede estar pasando por un momento de oscuridad, de pérdida, o un momento de desesperación donde su vida pueda estarse viendo comprometida.

Momentos de oscuridad pueden aparecer en cualquier instante y a veces la oscuridad más absoluta puede llevarlo a encontrarse con la más hermosa luz, créame.

Y aunque cuando uno está en esa oscuridad todo parece horrible, malo, sin sentido y se imagina que jamás saldrá de ello, yo le puedo prometer que sí se puede acabar con la oscuridad.

Yo estoy segura de que en este momento usted casi puede sentir un poco de esperanza con mis palabras, y esto es porque yo, al escribirlas, lo estoy haciendo para usted, porque no es casualidad que usted esté leyendo este libro y además yo lo esté escribiendo y creando desde la inspiración, desde mi deseo de sanar y buscar la luz para mí, para usted y para todas las demás personas que tendrán relación con este libro; en este momento estoy elaborando lo que viene a mí, estoy enviándole luz para que usted pueda elaborar y pueda empezar a comprender lo que está pasando en esa oscuridad, cómo puede actuar sobre ella y cómo puede encontrar la luz atreves de la aceptación y la elaboración de eso que le está oprimiendo y le está causando ese dolor .

Tal vez en este momento se siga cuestionando continuar leyendo este libro pues le puede parecer una locura o hasta una estupidez, pero créame que yo he estado en esa oscuridad, donde mi propio estado no me permitió mirar lo que tenía tan cerca; no pude ver a las personas que me amaban y que querían ayudarme, y tampoco pude ver que la posibilidad de curarme estaba muy cerca.

Yo probé de todo, desde medicinas hasta el intento de suicidio para encontrar la paz y salir de esa oscuridad, así que si usted piensa que no sé por lo que usted está pasando, quiero que sepa que lo sé, lo entiendo y lo conozco muy bien porque estuve allí, y en este momento, al escribir estas palabras para usted, estoy de alguna manera allí con usted, tratándole de darle mi luz para alumbrar un poco esa parte de ese camino que está recorriendo y en el que estoy segura que se siente solo, y cree que no podrá salir tan fácilmente.

Hoy quiero invitarlo a que realice un viaje conmigo, porque este libro es un viaje que lo llevara a encontrar la ruta, las herramientas y el acompañamiento para que usted mismo descubra sus respuestas y elabore su camino hacia su propia sanación. Usted tiene el absoluto poder de cambiar y renovar su vida.

Si usted tiene dudas quiero pedirle que haga un ejercicio conmigo; es muy sencillo y no requiere de mucho de su parte, solo que me permita acompañarle en este momento de su oscuridad y me permita ayudarle a actuar sobre su angustia y su dolor.

Yo quiero que usted haga este ejercicio conmigo y luego tome un lápiz y un papel y escriba exactamente lo que sintió después de hacer el ejercicio; así usted podrá tomar una decisión de emprender un viaje, en el cual le prometo que le acompañaré hasta el final o hasta el momento que usted decida continuarlo sólo; o tal vez usted decida detener la lectura de este libro en este justo momento; como este sencillo ejercicio habrán muchos más durante la lectura de este libro que nos ayudaran a afrontar los momentos más difíciles.

Como escribí antes, este libro tiene el poder de enseñarle a elaborar las situaciones que le causan dolor y angustia y así poder encontrar la manera de sanar estas situaciones para que usted pueda decidir si desea continuar sufriendo con ellas o desea avanzar en su camino.

El ejercicio que le estoy proponiendo hacer es muy sencillo; le mostrará un poco la estructura de este libro y el compromiso que usted adquiere con usted mismo al leerlo.

Este no es un libro para sólo leer, es un libro para reflexionar, meditar, practicar y sobre todo para sanar.

Sé que es muy duro para usted esto que le está pasando, pero créame que sí se puede salir; no es fácil, pero es posible; yo logré salir, como lo han logrado muchas otras personas.

Tal vez usted esté pensando que ya lo perdió todo y tal vez es así; quizás usted se haya quedado sin trabajo o perdido a un ser querido, o esté en la quiebra total; yo le tengo una buena noticia y esta es que para que usted lo pueda tener todo, lo debe perder todo.

Piense un poco en esto y dese la oportunidad de vivir con tranquilidad este ejercicio que le voy a compartir.

Por favor, tome un momento a solas donde nada le moleste, donde pueda regalarse ese momento con usted mismo y estas líneas que tienen el amor y la luz que yo le estoy enviando.

Quiero que en ese momento usted piense los motivos que le llevaron a leer este libro, en cómo lo obtuvo, o lo que le llamó la atención para que usted decidiera empezar a leerlo.

Luego piense en el problema o dificultad más grande que tiene, la cosa o situación que más le está afectando, (tómese unos minutos para pensar en ello, no muchos).

Piense en el nivel de afectación que tiene este en su vida, por ejemplo: nivel 1.– usted está preocupado pero puede vivir con ello, nivel 3.– le molesta mucho pero puede continuar, y el nivel 5.– su problema o situación no le permite vivir, siente que no puede continuar, se siente cansado, tan abrumado que hasta respirar le cuesta. Tómese unos minutos también para pensar en esto y no se angustie que yo estoy con usted entregándole mi luz, sé que es difícil pensar en ello…

En este momento va a repetir esta frase conmigo:

Reconozco que tengo este “(Escriba aquí su problema)“. Lo acepto como parte de mi vida y crecimiento.

Me hago 100% responsable de este “problema“ y decido soltarlo, limpiarlo, tomar de él lo que necesito conocer para aprender lo que requiero aprender y decido dejarlo ir.

(Estas declaraciones las puede repetir muchas veces si así lo desea, recuerde que es su tiempo).

Ahora repita conmigo:

TE AMO…, TE AMO…, TE ACEPTO…, LO SIENTO MUCHO POR PERMITIR QUE ESTE PROBLEMA ENTRE EN MI VIDA… PIDO PERDÓN POR LAS COSAS QUE YO HAYA HECHO EN EL PASADO QUE HAYAN PERMITIDO QUE ESTE PROBLEMA ESTÉ EN ESTE MOMENTO EN MI VIDA.

Volvamos a repetir:

TE AMO…

…y por último agradezca conmigo, repita conmigo:

TE DOY GRACIAS “Problema”, por aparecer y enseñarme lo que necesito aprender en este momento…

Y ahora ore conmigo a su Dios, cualquiera que este sea:

Dios mío, tú que eres grande, poderoso y creador ayúdame en este momento a permitir que tu amor entre en mí, que tu luz se haga presente; lléname de tu amor y tu luz, ayúdame a sanar hoy en mi vida lo que está ocasionando este sufrimiento y angustia.

Dese unos minutos para familiarizarse con lo que está sintiendo, déjese tocar por ese amor que Dios le está dando en este momento, siéntalo…

Dios está aquí, muy cerquita de usted, yo lo estoy sintiendo, es maravilloso sentirse tocado por el amor de Dios.

Ahora piense por un momento en lo que sintió, tómese un momento para pensar en la experiencia que acaba de tener.

Después de meditar y de escribir en un papel lo que sintió y vivió, usted podrá tomar una decisión: si desea continuar con este viaje o desea detenerse, yo puedo prometerle desde el fondo de mi corazón que en este viaje usted no estará solo.

Dios, primero que todo, estará con usted, y yo también estaré con usted hasta cuando usted decida permitirme estar; yo estaré no sólo acompañándolo, yo estaré creciendo con usted, y lo más importante: yo estaré sanando con usted, porque ahora usted hace parte de mi proceso de sanación como yo hago parte de su proceso de sanación, yo le prometo que al final de este viaje descubriremos la mejor manera de encontrar la luz al final de la penumbra que está pasando.

Por favor, tómese un tiempo más para pensar, y si usted decide continuar le voy a pedir una cosa más…

Por favor, repita conmigo:

Paola, te doy permiso para que realice este viaje conmigo, para crecer juntos, y llegar al final de nuestro viaje llenos de la luz de Dios. (Para mí sería maravilloso si usted me escribe a mi correo yepespaola@hotmail.com aceptando hacer este viaje conmigo; así yo también lo aceptaré como parte de mi viaje).

Durante este viaje pasaran varias cosas, tendremos momentos divertidos, momentos difíciles, momentos de mucha frustración, tal vez rabia, dolor, tristeza, infinito amor, alegría, y, según yo creo, lo más importante: momentos de mucha paz.

CAPÍTULO 1

PREPARACIÓN

Llegados a este punto, mi querido amigo, gracias por continuar conmigo.

Ha llegado el momento de iniciar este recorrido y como todo en la vida, necesitamos prepararnos un poco.

Cuando usted sale de viaje, usted prepara con algo de anticipación las cosas que va a necesitar en dicho viaje, usted requiere saber a dónde se va a dirigir, cuánto tiempo requiere para hacer ese viaje, la ropa y artículos que necesita, los lugares que visitará, las personas que tal vez visitará…; en fin, todo viaje requiere de una mínima planificación.

Este viaje no es muy diferente a los otros que usted haya hecho en el pasado, sólo que este viaje sea tal vez el más importante y trascendental de su vida.

Así que para comenzar debemos empezar primero por la planificación:

TODO VIAJE NECESITA UN DESTINO

Debemos saber a dónde queremos llegar… Tómese un momento para hacer esto, tómese un momento para pensar a dónde quiere llegar, respecto a su situación en este momento, ¿quiere encontrar la paz? ¿Quiere la sanación de esa enfermedad que le está comprometiendo su vida? ¿Quiere recobrar su felicidad? O ¿quiere dejar de sentirse solo? Piense en este momento en eso, pregúntese y dese una respuesta honesta de lo que realmente desea alcanzar.

Después de tomar su decisión sobre adonde quiere llegar, escríbalo en un cuaderno; le recomiendo que busque un cuaderno que usted disponga solo para hacer este viaje (este cuaderno lo va a llevar durante todo el camino con usted, en él podrá escribir sus sentimientos y emociones, y lo más importante, usted podrá documentar su proceso y así le será más fácil amar su proceso y obtener más respeto por usted mismo). Yo ya tengo claro mi destino, también tengo listo mi cuaderno.

ARTÍCULOS PARA LLEVAR

Después de saber nuestro destino podemos empezar a preparar las cosas que vamos a necesitar para este viaje, los elementos que nos ayudarán para hacer este viaje un poco más fácil.

Como es un viaje espiritual, vamos a necesitar de algo más que ropa. Estas herramientas pueden ser: música que usaremos para la relajación, agua para beber, sus memorias y mis memorias, fotos de las personas que lo han influenciado y que la relación que tiene con ellos le ha afectado negativamente y ha incidido en que hoy usted esté pasando por esta situación, un cuaderno de campo, lápiz, piedras pequeñas que pueda encontrar en la calle, esmaltes de colores o marcadores, un rollo de papel higiénico, una foto suya de cuando usted era niño, un morral donde puede meter sus cosas y donde podrá tener a la mano todos estos elementos que usaremos durante nuestro recorrido, un vaso con agua del grifo (este vaso con agua lo debe poner en algún lugar de su casa donde usted pase cierto tiempo y le inspire tranquilidad). Si usted es practicante de alguna religión y con frecuencia se enriquece con la doctrina, usted también debe traer consigo esta palabra ya que es un buen momento para meditar y puede ser de gran ayuda en algún momento.

Algo muy importante que vamos a necesitar en este viaje es la disposición para realizar los ejercicios que vamos a elaborar durante todo el recorrido, ya que gran parte del éxito y de la posibilidad de llegar a nuestro destino se sustenta en hacer los ejercicios propuestos con gran disposición y confianza.

LUGARES Y PERSONAS A VISITAR

Debemos anticipar que lugares vamos a visitar en nuestro viaje, si debemos ir a nuestro pasado y ver personas que nos afectaron o tal vez personas de nuestro presente; es importante que en este momento se tome un tiempo para pensar en todas esas personas que de alguna manera le están afectando negativamente en su vida personal, en su trabajo, en su estudio, en su familia; tal vez su pareja o ex pareja, amigos, conocidos, sus hijos…

Piense y pregúntese a usted mismo quienes le han hecho daño, lo han lastimado; y por favor escríbalos en su cuaderno en forma de columna, poniendo los nombres completos de cada persona.

También puede escribir el nombre de aquellas personas a las que usted también pudo haber lastimado o hecho algún daño, y por lo cual usted se siente arrepentido.

TIEMPO

Algo muy importante en la planificación de un viaje es poner un tiempo determinado, aunque no es una camisa de fuerza ya que este es su proceso y yo sé que cuando estamos en la oscuridad el tiempo es tan relativo y es tan difícil hacer cualquier actividad. Tal vez, en este momento, para usted levantarse de su cama sea una de las más grandes hazañas del día; quiero que sepa que yo lo entiendo; es por eso que no supone una camisa de fuerza poner un límite de tiempo; vamos a poner un tiempo sólo para comprender que nuestro destino no está muy lejos y que está más cerca de lo que usted se puede imaginar. Vamos a hacer este ejercicio juntos, cada uno pondrá un tiempo; usted anotará el tiempo en su cuaderno y yo en el mío.

RUTAS DE VIAJE

Todo viaje requiere un mapa donde podrá marcar su ruta, para que después usted, con toda propiedad, pueda decir: yo recorrí esa ruta, así que vamos a hacer nuestro mapa de viaje; puede ser la línea de tiempo de su vida, puede ser un mapa con todas las situaciones dolorosas por las que ha pasado, use para ello su cuaderno.

INVESTIGACIÓN PRELIMINAR

Ahora una recomendación: investigue, realice algunas lecturas previas; si está viendo algún terapeuta usted puede preguntarle, ya que estamos a punto de comenzar un viaje que evidentemente lo moverá por dentro, y producirá ciertos cambios en usted.

Cuando uno está preparando un viaje, uno siempre trata de buscar información de personas que viajaron antes, uno pregunta las mejores rutas, lugares, el clima, así que le recomiendo que investigue y que le cuente a alguien sus planes de viaje; cuéntele a su familia o las personas que viven con usted que usted realizará este viaje. Así, su familia, la gente que más lo quiere, le podrá apoyar y ayudar en esto que usted está emprendiendo.

Bueno, creo que tenemos todo listo para el viaje. Ahora, si usted piensa que nos hizo falta agregar algo a esta lista, por favor, agréguelo. Recuerde que es su viaje también.

Así, que la paz nos acompañe…

CAPÍTULO 2

INICIO

Creo que es importante que conozca un poco a la persona que está escribiendo estas líneas, quiero contarle algunas cosas sobre mí para que pueda entender un poco los motivos por los cuales nos estamos encontrando hoy día para hacer este recorrido.

Yo soy Paola Andrea Yepes Boada, tengo ahora 39 años de edad, separada hace 5 años, tengo dos hijos, un niño de 9 años y una niña de 12 años, unos niños maravillosos que me han mostrado el asombroso milagro del amor de Dios, ya que ellos son mi gran bendición, o, mejor dicho, como los suelo llamar: “mi bendición favorita”.

Soy licenciada en Relaciones Industriales de la Universidad de Carabobo, en Valencia, Venezuela, aunque no ejercí directamente esta profesión, quiero compartirles que amé estudiar esa carrera, porque considero que es muy completa y abarca muchas áreas de la organización y permite una brecha muy importante de oportunidades; sin embargo, siempre por fuerzas ajenas a mí, me encontré trabajando en un aula de clase; esto fue como si el universo se confabulase para que yo trabajara con niños; trabajé quince años en la docencia de preescolar hasta febrero del año 2013, cuando, por motivos de salud, tuve que retirarme.

En febrero del 2014 fui diagnosticada con Depresión con rasgos de personalidad límite, este diagnóstico, a causa de una fuerte crisis que me llevo a pedir ayuda, me obligó a estar hospitalizada en cinco oportunidades en hospitales psiquiátricos; la última hospitalización fue en una clínica a la cual fui llevada después de haberme tomado una sobredosis de antidepresivos. También he sufrido de episodios de ansiedad y maniacos, y en una oportunidad sufrí de delirios que me llevaron a pensar que había perdido la razón.

Aunque estas fueron algunas de las crisis más graves, puedo decirle que no fueron las únicas; a lo largo de toda mi vida tuve algunos episodios depresivos, los cuales afronté en la soledad de mi mente, ya que nunca tuve la fortaleza de hablar con nadie.

En este momento no puedo asegurar cual ha sido el motivo de mis episodios depresivos, puedo pensar que es la suma de todas las experiencias de mi vida, también puede ser la represión de mis emociones, el silencio o la imposibilidad de expresar mis sentimientos.

Encontrar el porqué de una enfermedad así, yo, a estas alturas de mi vida, lo considero una pérdida de tiempo, ya que no creo existan razones absolutas para esta enfermedad. Cada historia es diferente y cada condición es muy diferente a otra; de lo que sí estoy segura es que esta enfermedad para mí ha sido una oportunidad para despertar, descubrir y comprender el porqué y el para qué de todos los sucesos a lo largo de mi vida, y aunque ha sido toda una pesadilla y he pasado por todas las oscuras situaciones que se presentan cuando se sufre esta enfermedad, inclusive casi perder la vida, hoy por hoy, puedo decir que estar enferma de Depresión ha sido la mejor oportunidad que me ha dado la vida; y sé que usted tal vez esté pensando que soy muy arrogante al decir esto, porque el dolor y el sufrimiento que se vive cuando se pasa por esta enfermedad es muy grande y quizás usted está pasando por ese dolor y le resulta imposible ver dónde está la oportunidad.

Pero no se desespere; yo le puedo ayudar a descubrir a usted mismo, a lo largo de este viaje, dónde se encuentra su oportunidad.

Yo descubrí después de mucho tiempo donde estaba mi oportunidad, y tuve que pasar por muchas situaciones muy dolorosas que me reventaron la vida, y créame que a veces me sorprendo porque no sé cómo he logrado mantenerme después de todo lo que he vivido; sé que Dios ha estado conmigo siempre, aun cuando yo me he alejado; también sé que aprendí a cultivar el valor de la resiliencia y eso me ayudó mucho a continuar y no dar marcha atrás.

Yo creo que he sufrido de depresión por más de treinta años, cuando era niña y adolescente no pude verlo, sabía que algo andaba mal pero jamás pude entender que era lo que pasaba conmigo, y es que, para un niño, comprender algo de esta magnitud es imposible, y de adolescente tampoco puedes saberlo ya que todo es tan confuso a esa edad. Mis padres jamás se imaginaron que yo estaba viviendo aquel infierno y jamás entendieron que necesitaba ayuda en aquel momento.

Cuando yo enfermé era muy joven, y nunca se tomaron las medidas para ayudarme, así que aprendí a protegerme con lo que tenía a mano; mi mente se las arregló para protegerme reprimiendo sentimientos, bloqueando emociones, e hizo que yo olvidara muchas cosas.

El cuerpo humano es extremadamente maravilloso, inteligente, y es adaptable a cualquier situación, y conmigo fue muy bueno, ya que siendo muy niña pudo protegerme hasta cuando empecé a crecer y nuevas circunstancias aparecieron en mi vida; y como era de esperar los mecanismos de protección ya no sirvieron más, y cuando empecé a tomar mis propias decisiones empezaron los problemas, ya que mis decisiones estaban siempre afectadas por mis emociones, y es que las emociones tienen muy buena memoria y todos esos sentimientos de la niñez definen gran parte de la personalidad.

Y, evidentemente, la depresión no había desaparecido, sólo estaba dormida y controlada, pero cuando los problemas de la adolescencia empezaron a ser visibles, la enfermedad encontró el mejor escenario para salir, y aunque pasé por muy malos ratos, logre atravesar esta etapa sin mayores complicaciones para lamentar, ya que tuve la suerte de rodearme de buenas personas que me sirvieron de una excelente red de apoyo, que me contuvieron en un difícil momento como lo es la adolescencia. Yo me uní a un grupo juvenil, fui misionera y dedique gran parte de mi tiempo en aquel entonces a la evangelización, y, sinceramente, pienso que estar allí me ayudó muchísimo, para pasar por esa etapa y salir ilesa.

Luego entré a la universidad, y estando allí viví mi primera crisis depresiva; no recuerdo cuál fue el detonante, pero supongo que el alejarme de algo que me llenaba mucho como era el grupo juvenil, las misiones y la evangelización, tuvo mucho que ver en ello, ya que perdí una fuerte red de apoyo y contención, así que en la universidad con toda la presión que puede haber con los estudios, más mi trabajo, ya que empecé a trabajar en colegios como profesora durante todo el día mientras estudiaba de noche, todo ello me presiono de tal manera que tuve una crisis depresiva fuerte en aquel entonces, y se me cruzó por la mente por primera vez la pésima idea de acabar con todo.

Acudí por primera vez al psiquiatra, pero yo no tenía mucha consciencia de lo que estaba ocurriendo conmigo, así que no fui honesta con mi doctor, y el sólo pudo ayudarme desde las herramientas que yo le di, sin embargo, logré sentirme mejor, de hecho me sentí curada, y cuando terminé la terapia conocí al padre de mis hijos y en menos de dos años ya estaba casada.